Descubriendo Tyria: capítulo tres

En la MomoCon de este año, los miembros del equipo narrativo presidieron un panel en el que explicaron los fundamentos del diseño narrativo en Guild Wars 2. Con la colaboración del público, crearon un concepto básico para Vikki y su moa, Momo, a los que podéis conocer con mayor profundidad en los capítulos uno y dos de su historia.

Además de ayudar a crear el concepto del personaje para Vikki, los jugadores votaron qué lugares querrían que visitasen. El voto ganador fue el Dominio de los Vientos, hogar de los tengu insulares.

VikkiTengu


Acabábamos de llegar hasta el punto de ruta cerca del mercado Mabon cuando me di cuenta de que Momo estaba cojeando.

La llevé hasta el gran puente que conectaba la puerta de tengu con el continente, mientras me notaba el estómago algo revuelto. No se la veía aletargada ni apática, pero se apoyaba más en una pierna. Me dije que, seguramente, se le habría clavado una piedra (algo que, en sí, no era preocupante), pero mi mente se dispuso a ofrecerme montones de posibilidades espantosas.

Mientras la examinaba, un mercader tengu pasó por delante de nosotros armando ruido, tirando de un carrito y con una pequeña manada de moas. Momo estiró la correa, dirigiéndose hacia ellos gorjeando, y me las vi negras para conseguir que se quedara quieta. Pensé que lo mismo no había hecho un trabajo tan estelar entrenándola…

Me senté y apoyé su pata en mi regazo. Tenía como unas escamas metálicas pegadas en la parte inferior de los dedos y algo puntiagudo me pinchó cuando pasé el pulgar para quitarlas. Me agaché para ver qué era… ¿Alambres? Quizá pisó algo mientras estábamos en la subasta de chatarra.

Momo silbó angustiada. “Sé que odias que te toquen las patas”, dije, “pero dame un minuto”.

Los alambres eran demasiado cortos para sacarlos con los dedos, pero no tenía pinzas ni ninguna herramienta delicada. Intenté usar las uñas para agarrarlas y estiré para sacarlas. Pobre Momo… ¡estaban muy metidas!

Momo tiraba de la pierna para intentar apartarla, así que tuve que darme prisa, antes de que se cansase y se negase a quedarse quieta. “Shhh, ya casi está…”

Estiré con fuerza, lo cual provocó tres cosas: saqué los alambres, me caí hacia atrás y mis gafas salieron volando ruidosamente. Momo soltó un graznido y me hizo sentir como si una flecha de culpa me atravesase el corazón.

“¡Momo!” Toqué el suelo con las manos, inquietamente. ¿Dónde están mis gafas? Todo estaba borroso… y vi a una mancha rosa tambaleando por el puente, cada vez más pequeña. “¡Momo, vuelve!”


Tardé un poco en encontrar mis gafas; Momo no podía estar muy lejos. Aun así… el único lugar al que podría haberse ido era el Dominio de los Vientos. Había oído que, durante el ataque en Arco del León, los tengu disparaban despiadadamente a cualquiera que se acercarse a la puerta. ¿Herirían a una moa indefensa? Me puse las gafas y empecé a correr.

Los laterales del puente eran demasiado altos para que Momo hubiese saltado por encima hacia el agua, pero tampoco la vi caminando por el muro. Pero sí que vi a dos guardias tengu, que pararon su conversación en cuanto me vieron y se pusieron en posición de defensa.

“Moa”, jadeé, mientras intentaba parar. “Rosa”.

Los tengu intercambiaron una mirada. Uno era flaco y llevaba puesta una túnica azul. El otro iba de marrón y parecía más mayor. “Ni un paso más”, exclamó el flaco. “¿Para qué nos quieres?”

Cogí aire y volví a intentarlo. “Mi moa rosa. No la encuentro. Corrió en esta dirección y…”. Levanté la cabeza para ver si la encontraba escondida en uno de los matorrales floreados, o por si había decidido correr por la franja costera cerca de la puerta. Nada.

La puerta me llamó la atención y no pude evitar mirar hacia arriba… y más arriba… y más. Me mareé. Sentí que estaba respirando más fuerte, como si el gran tamaño de la puerta hubiese absorbido todo el ruido a mi alrededor. Era como esos cubos en Rata Sum: hermosos, pero demasiado grandes. Monstruosamente grandes.

“¿Tu moa?”, dijo el flaco, captando de nuevo mi atención.

“Sí. ¿La habéis visto? Es como su arco de alta, de color rosa eléctrico y lleva un collar de pinchos. Se llama Momo y es mi…”.

El tengu más mayor levantó la mano en forma de garra. “No hemos visto a tu moa”.

“Pero tiene que haber venido por aquí”. No había motivo para que me mintiesen, pero… “La perdí allá, al otro lado del puente”.

“No hemos visto a tu moa”, repitió el tengu, erizando las plumas de la cabeza. “Sigue tu camino, por favor”.

“Pero…”

El tengu flaco volteó a verme. “Creo que he visto a tu moa”.

“Hayato”, dijo el más anciano, y supe que era una advertencia en cuanto lo oí.

“Había uno o dos moas rosas en la manada del mercader”.

Me dio un vuelco el estómago. “¡Debe de haberse mezclado con los otros! Se los ruego, no quiero imponer, pero Momo es todo lo que tengo, de verdad. No me lo perdonaría si la llegase a perder”.

Los tengu juntaron las cabezas y se pusieron a discutir en susurros.

“Va, venga”, oí que el que se llamaba Hayato decía. “Sin duda es su mascota”.

El otro guardia se dio la vuelta y dijo: “Pues haz lo que quieras, pero no cuentes conmigo”.

Hayato se acercó a mí. “No conviene dejar a un animal extraño en el nido. Dices que lleva un collar de pinchos, ¿verdad?”

“Sí”. Había una tensión extraña en el aire, pero estaba demasiado preocupada para siquiera asustarme. “Y protecciones en los tobillos”.

“¿Puedes ver sin esos visores oculares?”

“¿Mis gafas? No, la verdad es que no muy bien”.

“Ve al punto de ruta y quítatelas, por favor. Y date la vuelta. Y espera”.

Asentí, respirando hondo. Me di la vuelta y caminé por el puente.


Cuando llegué al punto de ruta, me quité las gafas y esperé. Era difícil no darme la vuelta, pero la vida de Momo dependía de que yo hiciese exactamente lo que Hayato decía. No estoy segura de cuánto tiempo pasó, pero fue el suficiente como para que hubiese empezado a apoyarme sobre una piedra cuando oí un “¡Hola!”.

Me giré y un borrón azul y un borrón rosa venían hacia mí. Oí a Momo piar y justo me acordé de ponerme las gafas antes de salir corriendo hacia ella.

“¡Gracias, gracias!”. Hundí mi cara en las plumas de Momo. Ella me mordisqueó el pelo, en absoluto molesta. “Siento muchísimo las molestias ocasionadas. ¡No sé cómo agradecértelo!”

Hayato se acercó a nosotras y se puso de cuclillas y le acarició a Momo debajo del pico. “Puedes agradecérmelo evitando acercarte tanto a esta puerta”.

Aunque no sé cómo leer la expresión de un tengu, el tono era extremadamente serio. Me di cuenta de que había hecho algo grandioso por mí y me sentí como si volviese a estar a los pies de la puerta, con todo el ruido ensordecido.

“Lo entiendo”. Tragué saliva. “Gracias”.

“Y prométeme”, dijo Hayato irónicamente mientras se alejaba, “que nunca inventarás nada que permita que los moas hablen”.

Artículo extraído de www.guildwars2.com. Puedes distribuirlo siempre que pongas la fuente original.

Compra de Guild Wars 2: Heart of Thorns

Crea una cuenta de Guild Wars 2 y juega gratis

ArenaNet Guild Wars 2 Spain Logo

©2016 ArenaNet, Inc. Todos los derechos reservados. NCsoft, el logo con las NC entrelazadas, ArenaNet, Arena.net, Guild Wars, Guild Wars Factions, Factions, Guild Wars Nightfall, Nightfall, Guild Wars: Eye of the North, Guild Wars Eye of the North, Eye of the North, Guild Wars 2, y todos los logos y diseños asociados son marcas o marcas registradas de NCsoft Corp. El resto de marcas son propiedad de sus respectivos dueños.
Guild Wars 2 Spain V2.1.1 - Esta web se encuentra bajo licencia Creative Commons 3.0